Gatos que salen; peligros del exterior

Algunos dueños de gatos no permiten que sus animales de compañía estén en contacto con el exterior, todo el tiempo están dentro de casa; mientras hay quienes prefieren darles un poco de libertad, por temor a reprimir sus instintos naturales, estos últimos muchas veces solo ven a su gato llegar a comer, dormir y se vuelve a salir.

Pero, ¿Cuál es la mejor opción para el gato domestico?

Para el Gato el Hogar no es una cárcel siempre y cuando encuentre en el todo lo necesario para ser feliz.

La realidad es que existen muchos peligros en el exterior para los gatos. Desde la convivencia con gatos callejeros infectados de leucemia o sida felino. El sida felino de fácil transmisión por mordidas, arañazos y contacto sexual pues la gata además tiene varias cruzas para una sola camada.

La leucemia felina se transmite con mayor facilidad aún, por contacto directo con saliva, heces, mordidas y arañazos de gatos infectados.
Ambas son enfermedades degenerativas y muy dolorosas para el animal.

Las peleas por territorio entre gatos que salen son muy comunes en las azoteas, más de una vez resultan severamente lastimados de estas. Muy común también es el contagio de sarna, parásitos y pulgas. El gato que sale y convive con gatos callejeros aunque sea atendido y desparasitado periódicamente por un médico veterinario nunca estará completamente protegido pues sigue conviviendo con el medio transmisor.

Además el celo de la gata suele ser muy molesto para los vecinos cercanos por el ruido que las hembras hacen para llamar al macho, las peleas entre los machos por aparearse con la hembra en celo y la cantidad de gatos que obedecen al llamado causa disgusto y llega a ser pretexto para vecinos sin escrúpulos que los envenenan o maltratan, lo que los pone en un peligro aún mayor.

Debemos tomar en cuenta que no a todos gustan los gatos y menos cuando llegan a escabullirse en casas aledañas, tirando la basura y hurtando en las cocinas. Incluso capturando animales de compañía vecinos más pequeños como roedores o aves.

El gato es cazador por naturaleza y afuera puede contraer Toxoplasmosis al ingerir roedores o aves infectadas. La carne cruda es el principal transmisor para el gato de esta enfermedad.
Por falta de cultura y respeto que existe en nuestro país para con los gatos estos llegan a sufrir maltratos por parte de los vecinos como golpes, sustos y hasta llegar a la tortura de quemarlos vivos.

Los gatos no solo salen a las azoteas, también andan vagando en las calles donde el peligro es aún mayor, pueden ser atacados por perros, atropellados, robados o incluso subir a un árbol del que no podrán bajar. A pesar de su inteligencia e instinto huyendo de un peligro el gato puede llegar a extraviarse.

En el mejor de los casos será acogido en otro hogar o se convertirá en un gato callejero por el resto de su vida, puede también terminar en un centro antirrábico donde practican la eutanasia o con suerte en un refugio donde le buscarán un nuevo hogar.

Si lo encierro reprimo su instinto…

En la actualidad el gato puede vivir felizmente sin salir de casa, solo debes proveerle juguetes como ratones, pelotas, varitas con plumas, etc. Para motivar su instinto de caza y sobre todo jugar con el y ponerle atención.

Una recomendación muy útil es poner malla en puertas o ventanas que requieran estar abiertas para ventilar el lugar, así no se sentirá encerrado pues tendrá los ruidos y viento del exterior pero en un espacio seguro.

No se reprime su instinto de trepar pues en el mercado hay postes para rascar, jugar, trepar de variadas alturas. Aunque el gato no salga de casa es importante que porte un collar con placa de identificación con los datos básicos del propietario en caso de extravío accidental.

Hay dueños irresponsables que abandonan a su gato en el exterior con la excusa de que puede sobrevivir por los instintos naturales propios del gato, pero la realidad es otra pues el gato domestico no ha conocido otra forma de vida que la protección del interior.

En conclusión si el gato va a convivir con toda la familia, sobre todo niños y mujeres embarazadas no queremos un gato con parásitos, pulgas, toxoplasmosis, sida felino, sarna, leucemia y la suciedad y peligros propios del exterior, lo mejor es que no salga de casa, sea totalmente hogareño, sea vacunado con anualidad como lo indica el médico veterinario y se le provea una correcta alimentación.

No olvides diseñar un espacio para su libre esparcimiento donde pueda jugar, trepar y tomar el sol todos los días sin los peligros externos.

Un gato que vive 100% en interior tiene un promedio de vida de 15 a 20 años, un gato que sale a la calle tiene un promedio de vida de 2 a 4 años y un gato feral completamente callejero tiene un promedio de vida de 2 años. ¿Qué calidad de vida quieres para tu Gato? 
Jessica Soto
www.miau.com.mx

Tags: Etiquetas:

Categorias: Artículos de interes

minilogo
Huellitas Enlodadas
Menu